8 problemas para los usuarios de Transmilenio

Gerencia, civismo y respeto al usuario, fundamentales para mejorar transmilenio.

Recorrimos el sistema, hablamos con usuarios de transmilenio y esto fue lo que encontramos.
Juan Carlos Flórez

Estación Pepe Sierra a las 5:30 p.m. Febrero 12 de 2014.

En defensa de los usuarios de Transmilenio, a lo largo de casi 3 años de trabajo como concejal, junto con mi equipo, presentamos varias alertas tempranas que buscaban que la administración distrital tomara medidas para evitar que los problemas se agravaran. Por ejemplo, hicimos un llamado para que la administración resolviera el problema de las puertas de las estaciones de Transmilenio; sobre las angustias que diariamente vivimos los usuarios del sistema en Bogotá; sobre el calvario de los  usuarios de Transmilenio de Soacha; sobre la prórroga que el alcalde Petro hizo a los operadores de las fases I y II del sistema, y que les representará cerca de 2 billones de pesos en los próximos 3 años.

Hoy el deterioro del sistema es innegable. Por eso, durante una semana, junto con Noticias RCN, recorrimos el sistema Transmilenio con el fin de identificar algunos de los problemas que día a día enfrentamos como usuarios, sus causas y las posibles soluciones para estos en el corto plazo. Esto fue lo que encontramos:

I. El caos por lograr un cupo en los articulados

Estación San Mateo, 6:15 am. La fila parece interminable. Las personas se quejan por el manoseo, el tumulto, los robos, la incomodidad y la mala calidad del servicio. “Esta estación recibe a diario cerca de 30 mil pasajeros por día. Aunque la inauguración del tramo a Soacha fue en diciembre de 2013, ésta se hizo sin puentes peatonales, lo que ha generado graves problemas de seguridad y accesibilidad. Hoy las estaciones están sucias y en mal estado.”

Los usuarios se quejan por las bajas frecuencias y el sobrecupo en buses y estaciones. Y para las personas en silla de ruedas o con bebes no existen garantías para usar el servicio, pues la infraestructura de ingreso a las estaciones no fue pensada para ellos.

“Las personas se desesperan y abren las puertas a la fuerza. Pero no entienden que con esto ponen en riesgo sus vidas.”

Parte de la responsabilidad de lo antes descrito, está relacionado con que “no han sido nombrados gerentes que quieran al sistema. Que les duela. Porque lo que hemos visto hasta ahora es que han sido nombrados gerentes que van en carros blindados que no entienden lo que pasa.”

II. La pauperización de Transmilenio

Noticias RCN hizo una radiografía descarnada del sistema con el fin de evidenciar los principales problemas de Transmilenio. En primer lugar, señala la ausencia de cultura ciudadana. Las personas entran al sistema sin pagar; no se prioriza el ingreso de personas en situación de discapacidad, niños y madres gestantes y bebes lactantes; la estructura del sistema facilita el acceso irregular y de manera indiscriminada. En segundo lugar, muestra el aumento de vendedores ambulantes e indigencia al interior de estaciones troncales y articulados. Afirma que hay una migración de vendedores ambulantes de los viejos buses urbanos al sistema Transmilenio. Todo esto lleva a que Transmilenio hoy se ejemplo del deterioro de lo público.

III. ¿Y qué dice Transmilenio sobre la situación del sistema?

Frente a la construcción de kilómetros de nuevas troncales. Es importante recordar que durante los últimos 8 años de administración no se ha contratado la construcción de 1 solo kilometro de troncal en Bogotá: según estaba proyectado deberían estar rodando buses en: Av Boyacá. Carrea 68, Av primero de Mayo y AV. Ciudad de Cali.

Y en cuanto al sobrecupo en estaciones, portales y buses, Transmilenio responde que se debe a que un 25% adicional de la demanda se ha ido moviendo al sistema, ello representa 225.000 viajes diarios adicionales.

Transmilenio señala que la única solución a corto plazo para aliviar el sobre cupo es la ampliación de las estaciones. Para lo cual el IDU contrató la ampliación de 5 de las estaciones más caóticas, principalmente ubicadas en la autopista norte, y sin embargo a la fecha esas ampliaciones están paralizadas.

IV. Gerente de Transmilenio

La inestabilidad en las directivas de Transmilenio ha frenado algunos procesos en la entidad. Al parecer, según el informe de Noticias RCN, presiones económicas y políticas de empresarios privados hacen difícil la tarea de gerenciar la entidad

Por eso, se debe mejorar el proceso de vigilancia de concesiones. Modernizarlo a la altura de buenas prácticas de otras agencias.

V. ¿Qué pasa con la seguridad en Transmilenio?

Los delincuentes en Transmilenio no sólo roban, sino que atacan y hieren a las personas, atentando contra sus vidas. Se presentan agresiones con puñal y armas blancas. Algo que agrava la situación es que las víctimas no han recibido respuesta de Transmilenio. Cuando ocurrieron los hechos, según las víctimas, no había presencia de la policía en las estaciones y tampoco llegaron una vez ocurrieron los hechos.

VI. Problemas administrativos y financieros de Transmilenio

Los contratos de la Fase I y II se ampliaron sin licitación. Los operadores dicen que el objetivo de esta renegociación fue la integración de Transmilenio al SITP. Sin embargo, “esta prórroga significa que cerca de 2 billones de pesos en los próximos 3 años, no serán para la ciudad, sino para los contratistas privados.”

Hoy en Transmilenio mientras que la demanda se multiplicó por 6, pues pasó de transportar 450.000 pasajeros a 2 millones 400 mil; la infraestructura se mantiene igual. La actual alcaldía reconoce el problema.

Los problemas administrativos no pueden quedar de lado. Transmilenio en la alcaldía de Gustavo Petro ha tenido 4 gerentes, en promedio han estado 8 meses en el cargo y eso genera graves inconvenientes.

Las demoras, el uso eficiente de las pantallas, la programación de los buses, el acceso a las estaciones, la reparación de las puertas y un sinfín de problemas podrían solucionarse con una mejor gestión logística, y no necesariamente con cambios estructurales.

“Hoy, el sistema desintegrado con su déficit amenaza con hundir a Transmilenio. En menos de tres años vamos a tener que invertir más de 600 millones de dólares, quién sabe de dónde, para tapar el hueco del sistema integrado.”

VII. El irrespeto y la poca cultura en Transmilenio

Transmilenio hoy no es algo de lo que los bogotanos sintamos orgullo, como lo fue en sus inicios. El deterioro del sistema ha llevado que se mande de vacaciones la cultura ciudadana. Los semáforos peatonales nadie los respeta, ni se utilizan las cebras. No sabemos cómo comportarnos, y eso se vuelve aprendizaje destructivo: la gente se cola, no hay respeto por el otro; las personas en condición de discapacidad no tienen prioridad, aun cuando tienen puerta preferencial; el sistema se llenó de vendedores ambulantes. Y las riñas y robos son frecuentes.

“¿Quién nos está educando en civismo? ¿Cuáles son los líderes que hoy nos enseñan comportamiento cívico, que nos llaman a la propia responsabilidad? De eso ya no hay en Bogotá.”

VIII. Viacrucis de los usuarios por falta de tarjeta única de TM

A Transmilenio le quedó grande la integración de las tarjetas. La administración de Samuel Moreno le propuso a los operadores de Transmilenio disminuir su remuneración a cambio de una prorroga en el contrato, sin tener en cuenta que Recaudo Bogotá, que gano la licitación un año después, tenía una tecnología que no era compatible con la de Angelcom. Hoy seguimos sin unificación y con demandas entre Recaudo Bogotá y Angelcom que no resuelven nada.

La pelea entre las empresas no ha llevado a nada, y Transmilenio tampoco ha decidido nada, y los únicos que perdemos somos los ciudadanos que hoy todavía no sabemos cual tarjeta usar ni en donde. Las pérdidas para la ciudad son millonarias, según la Personería, la ciudad ha dejado de ahorrar 58 mil millones de pesos en el último año, por tener más de una tarjeta. Algunos ciudadanos manifiestan que inclusive sería mejor volver a pagar con dinero en efectivo, que estar en ese enredo de las tarjetas.

“Esto ha llevado que en la medida en que no está integrado el recaudo, una persona no se sube al sistema integrado de transporte porque no sabe donde venden las tarjetas. Por lo tanto puede preferir transportarse en otro medio de transporte.”

Vea aquí todo el especial:

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: