Nueva prórroga a operadores de Transmilenio

La ciudad continuará pagando en promedio $30 mil millones por cada mes de prórroga a los operadores a cambio del mismo mal servicio.
Juan Carlos Flórez Arcila – ASI
Junio de 2015

Por quedarse de brazos cruzados, el acalde Petro no le dejará otro camino a la próxima administración distinto a prorrogar por segunda vez los contratos de operación de la fase I de Transmilenio. Ni la licitación para firmar los nuevos contratos de operación ni la anunciada Alianza Público-Privada (APP) con los operadores estarán listas antes de septiembre del año 2016, momento en el que termina la primera prórroga.

Durante los últimos tres años he venido señalando cómo el alcalde dejaba pasar la oportunidad de renegociar los contratos mientras salía a denunciar la inequidad de los mismos. Prefirió en cambio prorrogarlos por 240.000 kilómetros en el 2013, lo cual representa, por los tres años de prórroga, pagos adicionales a los operadores por aproximadamente 1.9 billones de pesos, sin ninguna mejora en la prestación del servicio para los bogotanos.

Fuente.

Ya hubo una prórroga a operadores de la fase I de Transmilenio

Esa prórroga se cocinó entre el 14 de febrero y el 20 de marzo de 2013, cuando Fernando Sanclemente, entonces gerente de Transmilenio, y Herman Arias, representante de los operadores de las fases I y II, intercambiaron una serie de cartas en las que estos últimos dictaron las condiciones de negociación. Entre otras condiciones, los operadores exigieron la ampliación de la vida útil de los vehículos de 1.000.000 a 1.240.000 kilómetros; así como la ampliación del plazo final del contrato: ya no hasta que el promedio de kilómetros recorridos de la flota llegue a 850.000 kilómetros sino a 1.090.000 kilómetros.

Adicionalmente los operadores también exigieron a Transmilenio que pospusiera temporalmente la apertura de la licitación para la fase I, pues ellos presentarían una propuesta de APP. Es importante recordar que aún si Transmilenio estructurara públicamente un proyecto de APP para la operación de las fases I y II, si un privado presenta otro proyecto de APP con el mismo propósito, de acuerdo a lo ordenado en la Ley 1508 de 2012 y sus decretos reglamentarios, la empresa debe adelantar un proceso comparativo entre los dos proyectos (el público y el privado), para decidir cual resulta mejor y más conveniente y, solo una vez tome esa decisión podrá proceder a adelantar el respectivo proceso de contratación, según sea el caso.

La propuesta debía ser presentada como una alternativa de energías limpias para las fases I y II. Sin embargo, aunque la propuesta se denomina Bogotá Eléktrika, tiene poco de eléctrica, pues sólo un 23,1% de los buses serán exclusivamente eléctricos. El otro 30,6% serán híbridos y el 46,3% serán a gas.

Aun así, no parece haber tiempo suficiente para que Transmilenio estudie la propuesta de APP y seleccione al respectivo contratista, en caso que la encuentre viable. De acuerdo con las últimas respuestas de la empresa, el estudio de la APP en etapa de factibilidad puede tardar 2 meses más, es decir, hasta julio de 2015. Si la propuesta es viable, el proceso de selección de un operador de APP puede tomar hasta 11 meses, de acuerdo con los cálculos del Departamento Nacional de Planeación. Además, requeriría 6 meses adicionales para la etapa de transición (importación y alistamiento de flota) desde la suscripción del contrato hasta su entrada en operación, según afirma la Contraloría de Bogotá. En suma, la materialización de la APP no se hará realidad antes de 17 meses. Lamentablemente, la prórroga de la Fase I termina en septiembre del próximo año, previo al cumplimiento de ese periodo.

¿Por qué es inminente una nueva prórroga a operadores de Transmilenio?

En el caso de la licitación, Transmilenio asegura que la misma es sólo una “alternativa” en caso de no aceptar la APP. Es decir, antes del mes de julio tampoco le daría el “sí” a la licitación. A pesar de ello, Transmilenio calcula que necesitaría máximo 20 meses para llevar a cabo la licitación, mientras la Contraloría de Bogotá indica que ese mismo proceso de selección y alistamiento de los nuevos operadores necesitaría un tiempo mínimo menos 14 meses. En consecuencia, también excedería el término de la primera prórroga.

En conclusión, tal y como van las cosas, la administración se verá obligada a prorrogar, por segunda vez, la operación de los contratistas de la Fase I. Esto significa que en promedio la ciudad les continuará entregando 30.676 millones de pesos por mes prorrogado. Y, nuevamente, los bogotanos perderemos la posibilidad de tener un mejor transporte público, limpio y digno, pagando una tarifa más barata que la actual.

En este link pueden ver la presentación que hicimos para el debate.

En este link pueden descargar el documento de la investigación.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: