Mis prioridades: educación, salud, jóvenes y víctimas

Trabajé en prevenir embarazos de adolescentes, luché por mejorar la educación pública, alerté que la reforma a la salud de Peñalosa no funciona.

No a la pavimentación de la reserva van der Hammen
Juan Carlos Flórez
Enero de 2017

Los periodistas especializados en Bogotá me escogieron como el mejor concejal de la ciudad en 2016

30 periodistas especializados en las noticias de la capital decidieron escogerme con el mejor concejal de Bogotá para el año 2016. Esta honrosa distinción se debe también a mi equipo, quienes con su esmerado trabajo me dieron el respaldo para obtener este reconocimiento.

Mejor concejal periodistas

Informe de rendición de cuentas 2016-II

Durante el segundo semestre de 2016 concentré mi labor como concejal de la ciudad nuevamente en temas de sumo interés y alto impacto para la capital. Es así como mis esfuerzos para ejercer control político a la administración distrital apuntaron a sectores como la educación y salud, donde prioricé debates sobre el funcionamiento de la jornada única escolar. En el que demostré con argumentos que ésta no debe ser extendida o complementaria, sino una jornada única donde los estudiantes puedan permanecer durante 8 horas de actividades curriculares. Situación que actualmente no se da en la mayoría de los colegios públicos de la ciudad. Por eso, propuse al gobierno que concentrara los recursos disponibles para priorizar la puesta en marcha de la jornada única, como herramienta fundamental para luchar contra la inequidad.

También me interesé porque se debatiera seriamente sobre el aumento de los embarazos en adolescentes, ya que en los últimos 4 años (2012-2015) el reporte de embarazos en los colegios públicos de la ciudad aumentó en un 106%. Mientras que en 2012 fueron reportados 903 casos, en 2015 el reporte se duplicó a 1.867 casos de niñas y jóvenes en estado de embarazo, de acuerdo con información oficial de la secretaría de educación del distrito. Por eso, propuse al gobierno que se priorizara la jornada única en los colegios con mayores tasas de embarazo, que se fortalecieran los programas para darle herramientas de vida a las niñas y que la secretaría de salud revisara que los trámites burocráticos no interrumpan los programas de anticoncepción en los colegios.

Así mismo, puse en evidencia la realidad de los habitantes de la calle en Bogotá después de la intervención del Bronx. Con argumentos demostré que la administración no pensó en el día después. Situación que se ve reflejada en la problemática que hoy enfrenta la ciudad con los habitantes de calle deambulando por diferentes sectores. Al mismo tiempo, evidencié que el gobierno distrital no tiene una política integral y articulada para enfrentar el consumo de drogas duras, como el bazuco. Por eso, propuse que se abriera el debate sobre centros de consumo de droga científicamente controlados, con el fin de encontrar alternativas de tratamiento a los consumidores y quitárselos de las garras a las bandas de narcotraficantes.

Igualmente, evidencié la realidad de algunos de los hospitales de la red sur y occidente de ciudad, como Meissen, Kennedy y el Tintal, que dejaron al descubierto que las medidas para atender la emergencia sanitaria adoptadas para descongestionar las urgencias de la red hospitalaria distrital, se quedaron solo en anuncios.

Finalmente, realicé un detallado análisis sobre el presupuesto para la capital, presentado por la administración para la vigencia 2017 y que asciende a 18,8 billones de pesos, pero enfocado desde las víctimas del conflicto armado. Para ello, me concentré en 10 sectores claves para la población desplazada por el conflicto (educación, integración social, gobierno, salud, secretaría de la mujer, personería, alta consejería para las víctimas, hábitat, cultura y desarrollo económico) en los que la administración debe trabajar de manera integrada.

A continuación presento la síntesis de algunos de los temas trabajados como concejal de la ciudad durante el segundo semestre del 2016.

I. Debates

1. Embarazo adolescente: ¿cuántas niñas más sin futuro?
embarazo adolescente

Entre 2012 y 2015 el reporte de embarazos en colegios públicos aumentó en 106%. Mientras en 2012 fueron reportados 903 casos, en 2015 el reporte se duplicó a 1.867 casos de niñas y jóvenes en estado de embarazo, de acuerdo con información oficial de la secretaría de educación del distrito. Sólo en 8 colegios distritales de Usme, Bosa, Ciudad Bolívar, Rafael Uribe y Suba hubo 320 embarazos en los últimos 4 años. Hicimos varios hallazgos.

Luego de visitar 5 de estas instituciones encontramos que:

Colegios críticos en embarazo adolescente

Los colegios están solos ante tamaño problema. A pesar de la existencia de programas distritales para la prevención de embarazos en adolescentes no existe una articulación con las instituciones. Los colegios por iniciativa propia están desarrollando programas de prevención ante la falta de herramientas por parte de la administración.

Escaso apoyo a las instituciones distritales. Las directivas de las instituciones no cuentan con los programas de prevención que eran apoyados por el distrito.

No existen normas claras para las embarazadas en colegios. Ante la falta de una legislación que ampare a las madres – estudiantes en materia de incapacidades, a las instituciones les toca implementar sus propias normas apoyados en la legislación de maternidad vigente y que sólo aplica para madres que laboran pero que no existe para madres estudiantes.

El embarazo adolescente lleva a la deserción. Según datos reportados por los colegios al sistema de alertas tempranas entre 2012 y 2015, 5.622 niñas y jóvenes estudiantes de colegios públicos distritales quedaron en embarazo, de las cuales 908 desertaron lo que equivale al 16%. El 63,7% de las deserciones por motivo de embarazo se concentran en 5 localidades: Rafael Uribe Uribe: 15.7%, San Cristóbal: 13,46%, Ciudad Bolívar 11,71%, Kennedy 11,52% y Usme 9,7%.

Tres localidades concentran la mayor tasa de embarazo en niñas entre los 10 y los 14 años. En los Mártires, la Candelaria y Santa Fé, se concentran las zonas de tolerancia. Allí las cifras de embarazo en niñas de 10 a 14 años son de hasta 7 veces más altas que lo que se registra en el conjunto de la ciudad. El caso más alto ocurre en la localidad de los Mártires donde la tasa de embarazos para niñas entre 10 a 14 años es de 7,23 por cada mil.

¿Entre menos horas de clases más probabilidades de quedar embarazada? Al hacer análisis probabilístico con los datos oficiales reportados por la secretaría de educación para el año 2015, se encuentra que si una niña estudia en media jornada (mañana o tarde) la probabilidad de quedar embarazada aumenta en un 18% frente a una niña que estudia en jornada completa.

A raíz de este panorama se hace necesario evidenciar algunas alertas, toda vez que preocupa que esta administración, en teoría, habla de la paternidad y la maternidad temprana como un tema prioritario del plan de desarrollo. Sin embargo, los recursos para la prevención y atención de embarazo en adolescentes se redujeron en un 72,2% con relación a la anterior administración. Pasaron de 23.964 millones de pesos a 5.711 millones de pesos en el plan de desarrollo vigente.

También preocupa que ninguno de los 10 colegios con más embarazos adolescentes se encuentra priorizado para la implementación de jornada única a la luz de la resolución (2068 de 2015) expedida por la secretaria de educación en la anterior administración. Así mismo, la jornada única en la ciudad no se está articulando con temas tan importantes como el embarazo en los colegios. En Bosa, Candelaria y Tunjuelito, a pesar de tener tasas de embarazo de casi el doble de la tasa de la ciudad, no tienen un solo colegio con jornada única.

2. Reorganización del sector salud: después de los anuncios ¿saldremos de la crisis?

Ocho meses después de que la administración decretara la emergencia sanitaria para descongestionar las salas de urgencias de los hospitales de la capital, la situación parece igual de crítica en los centros médicos, especialmente de la red sur y sur-occidente de Bogotá que prestan sus servicios a 1.323.636 habitantes, siendo el hospital de Kennedy el de mayor sobre ocupación con un 379% de sobre cupo, seguido del hospital Santa Clara con un 374%, Bosa con 160% y Meissen con un 147%.

A esto hay que sumarle los problemas financieros que enfrentan estos centros médicos. Solo los hospitales de Meissen, Tunal y Tunjuelito, en el sur de la ciudad, presentan un déficit de 21.911 millones de pesos; mientras que en el sur-occidente los hospitales de Kennedy y Bosa el déficit llega a los 9.157 millones de pesos.

En tres hospitales del sur y occidente de la capital persisten los problemas a pesar de las medidas adoptadas. Las urgencias de los hospitales de Meissen y Kennedy, siguen igual de colapsadas después de las medidas adoptadas por la emergencia sanitaria debido a la falta de infraestructura producto del saqueo y la desidia administrativa de las alcaldías anteriores. En el caso de Meissen la torre dos del hospital sigue abandonada y deteriorándose. En Kennedy la sala de urgencias sigue funcionando en el parqueadero del centro médico debido a que las obras de ampliación también fueron abandonadas hace más de 6 años. Mientras que el hospital Tintal aún no opera al 100% luego de que fuera inaugurado.

3. En la intervención del Bronx no se pensó en el día después
Intervención del Bronx

Como consecuencia de no haber pensado en el día después y de no tener una estrategia para atacar la raíz del problema, hoy lo que tenemos es una problemática, con los habitantes de calle, fuera de control que se manifestó desde el primer día después de la intervención del Bronx.

Desde el pasado 27 de mayo de 2016, cuando una vez las autoridades intervinieron el sector, se presentaron serios incidentes con los habitantes de calle que han terminado en desmanes y desordenes, incluso han afectado tanto a la propiedad privada como a la pública.

El 29 de mayo, dos días después de la intervención, los habitantes de calle protagonizaron desmanes en la Plaza España. Luego se trasladaron para el barrio San Bernardo y con ellos el expendio y consumo de drogas. El 3 de agosto los habitantes calle protagonizaron los primeros desmanes contra los comerciantes del barrio la Estanzuela. Una semana después hubo nuevos desmanes en San Bernardo, Estanzuela y Ricaurte. Habitantes de calle atacaron la estación de Transmilenio Bicentenario y varios vehículos particulares. Luego para mediados de agosto los habitantes de calle se toman el caño de la calle sexta y dos semanas después protagonizaron nuevos desmanes debido al desalojo del caño de la calle sexta. El último incidente se reportó el pasado 6 de septiembre con nuevos desmanes protagonizados por los habitantes de calle que atacaron las estaciones de Transmilenio Bicentenario y Hospitales)

Igualmente, demostré que la administración creyó, de forma errónea, que con destruir unas casas se estaba acabando con problemas de profunda complejidad, cuando en realidad lo que sucedió fue que esta problemática se trasladado a otro lugar. Los habitantes de calle en Bogotá son el reflejo de la profunda inequidad social por la que atraviesa la ciudad con un agravante, el negocio del narcotráfico que impera en la capital. La intervención del Bronx dejó al descubierto que el habitante de calle es instrumentalizado por las bandas criminales al servicio del narcotráfico, un negocio que al año mueve en Bogotá, 250 millones de dólares solo en venta de marihuana y cocaína.

Así mismo, planteé que como se está abordando el problema de los habitantes de calle la administración va en la dirección equivocada. Se privilegió lo policivo pero no se reflexionó sobre las causas del fenómeno, ni se preservó la idea de que la gente que está en la calle vive una tragedia. Esa gente no se fue a vivir a la calle por gusto. Entonces, ante esta situación surgen varias interrogantes: ¿Cuántas bandas, dedicadas al narcotráfico, fueron desarticuladas luego de la intervención? ¿Cuántos de esos capos han sido capturados? y ¿Cuántos kilos de droga fueron incautados? Aún estamos esperando esas respuestas por parte de la administración y de la policía.

También le advertí a la administración que no se puede seguir desconociendo que el tema de habitante es un problema de salud pública. Hoy el al menos el 93% de quienes viven en la calle consumen sustancias psicoactivas; el 72,91% de los habitantes de calle asegura consumir bazuco de manera frecuente, siendo ésta la sustancia psicoactiva más consumida. Le sigue, la marihuana con una tasa de consumo de 64,02% y en tercer lugar, el alcohol con una tasa de consumo para esta población de 42,26%.

Sumado a esto, solo en 2015, fueron atendidos 10.422 habitantes de calle en los centros móviles de la secretaría de salud del distrito, de los cuales 6.929 fueron diagnosticados con algún tipo de trastorno mental. De este grupo, el 58% presentó síndrome de dependencia, mientras que el 42% restante, fue diagnosticado con otro tipo de trastorno mental como: esquizofrenia paranoide, depresión, demencia, trastorno mixto de ansiedad y depresión, entre otros.

Respecto a la jurisprudencia de la Corte Constitucional sobre a atención a habitantes de calle, le demostré a la administración que no está maniatada para actuar en este asunto y no es cierto que esta población no pueda ser atendida por vulnerar su autonomía. En relación con los habitantes adictos a las drogas, la administración está obligada, en virtud del principio de solidaridad, a atender esta problemática. Así lo señala la corte constitucional en su jurisprudencia, según sentencia T – 684 de 2002, del 22 de agosto, del magistrado Marco Gerardo Monroy Cabra.

Finalmente señalé que la problemática de los habitantes de calle está estrechamente relacionada con la desprotección de los derechos de los niños, ya que el 40% de esta población adquirió la condición de habitante de calle siendo menores de edad y aunque la ciudad logró importantes avances en la atención de niños en calle, que no debería desaparecer, instituciones como el Idipron, que se encarga de la atención a niños y niñas, ha venido siendo deshuasado paulatinamente. Solo entre el 2010 y el 2013 el presupuesto de la entidad sufrió una reducción de 56.610 millones de pesos. En 2015 el presupuesto volvió a aumentar, pero concentró el 82% de esta asignación en el programa Misión Bogotá Humana que nada tiene que ver con los programas históricos del Idipron orientados a la atención a habitantes de calle en niños y jóvenes.

En esta administración el presupuesto de inversión del Idipron continúa reduciéndose. Pasará de los $125.789 millones de pesos que le fueron programados en 2015 a 78.185 millones de pesos en 2019, un recorte equivalente al 37,8%. A pesar que la entidad cuenta con una infraestructura rural en los departamentos de Cundinamarca y Tolima, que podría ser usada para rehabilitar a los habitantes de calle, éstas no están siendo utilizadas.

4. Jornada única en Bogotá: un derecho de pocos
jornada única un derecho de pocos

Para que la educación sea una herramienta efectiva en la disminución de las inequidades sociales, la misma debe ser de calidad. Sin embargo, en Colombia el paso por la educación no logra reducirlas, y esto se debe a la brecha de calidad existente entre la educación pública y la educación privada de mejor calidad, la cual está estrechamente ligada con la jornada única.

La jornada debe ser única, no extendida o complementaria. La jornada única implica que los estudiantes entren al colegio y puedan estar allí durante 8 horas de actividades curriculares, sin que los estén espantando cuando se acerca el medio día para llegar a su casa a no hacer nada. Hoy esto no ocurre en la mayoría de los colegios públicos de la ciudad.

El distrito atiende al 59,3% de los estudiantes de la ciudad con tan solo el 20% de la infraestructura escolar. De acuerdo con la secretaría de educación los estudiantes matriculados en Bogotá ascienden a 1.495.221. De estos, el 59,3% son atendidos por el distrito (887.057) y el 40,7% restante están matriculados en colegios privados (608.164). No obstante, la educación pública tan solo concentra el 20% (394 colegios) de los 2.241 establecimientos educativos que hay en Bogotá. En efecto, esta relación se traduce en que por cada 5 colegios privados hay 1 público.

Lo más paradójico es que la oferta educativa escolar es escasa en las localidades más vulnerables de la ciudad. Al revisar la oferta educativa distrital en las 5 localidades más pobres de la ciudad, encontramos que tan solo en Usme hay igual número de colegios privados como públicos (1,11 colegios distritales por cada colegio privado). Por su parte, San Cristóbal, Santa Fe, Bosa y Ciudad Bolívar tienen alrededor de 1 colegio público por cada 2 colegios privados.

Así mismo, la jornada única tampoco llega a las localidades más pobres y con mayor población en edad escolar. Ciudad Bolívar, Usme y Bosa concentran el 27,7% de la población en edad escolar pero solo cuentan con 6 colegios con jornada única: Ciudad Bolívar (1 colegio), Usme (5 colegios) y Bosa (0 colegios).

Otra cosa que evidencia la implementación de la jornada única es que los factores de riesgo para niños y adolescentes son menores que en jornada partida. Al comparar los resultados arrojados por la encuesta de clima escolar y victimización en Bogotá – 2013, se encuentra que los estudiantes de jornada única tienen menos riesgos de consumo de alcohol, drogas, pertenencia a pandillas, o atracos dentro del colegio que los estudiantes de media jornada. Así mismo, la percepción de los estudiantes en materia de desarrollo personal y confianza en la educación que reciben, es más alta en los colegios de jornada única.

Igualmente, las niñas y jóvenes que estudian en jornada partida tienen 18% más de probabilidad de quedar embarazadas que las de jornada completa. Al revisar los reportes del sistema de alertas tempranas del distrito para el año 2015, se encuentra que la incidencia de embarazos adolescentes es del 0,84%, de los cuales la jornada única presenta un número de casos que equivale al 0,17%. En contraste, la media jornada de la tarde alcanza el 1,04%, siendo ésta más alta.

Así mismo, llamé la atención sobre el número de comedores escolares pensaba construir la administración para garantizar la implementación de la jornada única escolar. Hoy, solo 1 de cada 5 instituciones educativas suministran comida caliente. Es decir, que de los 394 colegios distritales solo 77 están prestando este servicio.

No obstante, siendo los comedores escolares y el suministro de almuerzos elementos fundamentales para el funcionamiento de la jornada única, la administración distrital en su plan de desarrollo no proyectó metas frente a esto. La meta proyectada sobre alimentación escolar se expresa en los siguientes términos: “100% de estudiantes de IED beneficiados con alimentación escolar”. Lo cual no permite diferenciar el suministro de refrigerios compuestos por alimentos procesados y el suministro de comida caliente con mayores estándares y calidades nutricionales.

También, es importante señalar que se debilita el programa de transporte escolar, siendo la distancia una de las principales causas de deserción escolar. De acuerdo con el “Estudio de insuficiencia educativa de Bogotá para 2016” de la secretaría de educación de Bogotá, existen 40 UPZ de la capital donde el déficit educativo –entendido como la diferencia entre oferta educativa por cupo y el número de escolares que habitan la UPZ- supera los 4.000 cupos. Aun así, la administración debilita el programa de transporte escolar en el plan de desarrollo.

Finalmente, señalé que la administración hace cuentas alegres para garantizar la implementación de la jornada única escolar. Según la entidad, “a finales de 2016, alrededor de 263.649 estudiantes se estarán beneficiando con jornada única, para ello la Alcaldía de Bogotá dispondrá de 81 colegios que cuenten con los recursos necesarios para la atención de la jornada: pedagógicos, de infraestructura, alimentación y recurso humano docente.”

¿Esto significa que en los próximos 6 meses la administración cumpliría su meta cuatrienal de jornada única? ¿Cuáles son esos 81 colegios? Si la capacidad instalada de la oferta distrital es insuficiente, ¿Cómo se atenderán estos cupos en los mismos colegios?

Junto con mi equipo de trabajo visitamos 16 colegios distritales donde evidenciamos que varios problemas en la implementación de la jornada única y 40×40. Entre los problemas que se detectaron están: infraestructura insuficiente, falta de comedores, no está garantizado el servicio de comida caliente y no hay suministro de dotaciones escolares.

En conclusión, la puesta en marcha de la jornada escolar única mejora los aprendizajes y logra una mayor equidad en la educación. La actual administración no tiene una apuesta decidida por la ampliación de la jornada única en la ciudad. Mientras que las metas sobre la construcción de colegios, el número de estudiantes matriculados y cómo garantizar una alimentación de calidad es pobres. Lastimosamente todo se queda en discurso.

II. Mi trabajo en el Concejo

Proposiciones presentadas

Durante este periodo presenté 9 proposiciones ante las diferentes comisiones del Concejo de Bogotá y la Plenaria. Igualmente, realizamos 4 debates.

Proyectos de acuerdo y ponencias

Durante el segundo semestre de 2016 suscribí como autor o coautor de 9 proyectos de acuerdo al considerarlos de importancia para la ciudadanía.

Igualmente, en ese periodo suscribí 8 ponencias.

Proposiciones para debate Juan Carlos Flórez

Análisis del presupuesto para el 2017

Durante la discusión del presupuesto 2017 en el mes de noviembre y parte de diciembre del presente año, llamé la atención sobre puntos que considero importantes para la ciudad en los diferentes sectores en los que se planea realizar inversiones durante la vigencia 2017.

Sector integración

En primer lugar, en el sector integración social mostré que está administración le quita 112 mil millones de pesos a los programas de seguridad alimentaria del distrito, y pretende presentar al concejo un incremento ficticio del presupuesto para el 2017. Lo anterior lo afirmo basado en que en los últimos dos años se han venido reduciendo gravemente los recursos orientados a los programas de seguridad alimentaria. Mientras en 2015 le fueron asignados $293.105.418.052, en el presupuesto programado para el 2017 se proponen 180.460.515.000. Es decir (-38%) menos recursos para el suministro de apoyos alimentarios orientados los más vulnerables de la ciudad. Adicionalmente, entre 2015 y 2016, la administración de Petro redujo en un 20% los recursos que dejaría a la actual administración para estos programas.

En cuanto a construcción de jardines surgen interrogantes de a qué corresponde el prepuesto del año 2016 correspondiente a $9.157 millones para construcción de jardines cuando el mismo segplan indica que la meta es cero. De acuerdo a la exposición de la secretaria de integración solo hay claridad de donde se ubicará uno de los jardines propuestos dentro de la meta 2017 pero los demás solo se informó que están en proceso de licencias. Preocupa a su vez que en el plan no se incluyen metas específicos para atender niños de 0 a 3 años, siendo este rango de edad en donde se concentran los no atendidos de la primera infancia.

En el tema de embarazo adolescente, como ya se ha mencionado anteriormente, en este informe, solo 2,9% (2.094.753.000) de los recursos de inversión de la secretaría de integración social (960.044.827.000) son para embarazo en adolescente. Luego de surtido el debate sobre embarazo adolescente realizado el pasado 25 de octubre, la administración anunció que invertirá 36.580 millones de pesos en el proyecto de prevención y atención de la maternidad. Será de suma importancia verificar que los recursos anunciados en los otros sectores sean efectivamente programados.
En la atención a los habitantes de calle, en 2017 el presupuesto asignado a esta atención de población incrementa en 27.271.271.000 millones. Pasa de pesos 17.116.142.000 pesos en el presupuesto de 2016 a 44.387.413.000 en el presupuesto del 2017. El proyecto asociado a este tema recibe una asignación presupuestal sin embargo, los documentos del SEGPLAN no cuadran con las cifras que se encuentran en el proyecto de presupuesto de 2017.

Sector movilidad

En cuanto al sector movilidad, un primer llamado de atención que realicé fue frente a los niveles de giros del sector los cuales son muy bajos, todos por debajo de 20%. Esto es de gran importancia toda vez que el sector solicita para 2017 más de 2 billones de pesos para inversión y con corte a septiembre de 2016 no ha logrado contratar ni el 20% de los recursos que solicitó para 2016.

Por otra parte, teniendo en cuenta que uno de los problemas del SITP está asociado a las dificultades que este ha presentado en la implementación del 100% de las rutas, cobra gran importancia mencionar que dentro de las metas de la administración solo se proyecta para 2017 contar con el 35% de tales rutas, lo que es una meta muy baja dada la gravedad de la situación. Adicionalmente, en el tema de los patios permanentes, con los que debe contar el sistema de transporte para parquear y realizar el mantenimiento de los buses, actualmente se está llevando a cabo con 41 patios transitorios en lugar de patios permanentes y para el cuatrienio solo se contempla la construcción de 9 patios lograría cubrir el 21% del déficit que se presenta. (2 en el año 2017, 2 más en el 2018 y 5 en el 2019 con un costo total para los 4 años de $356.583 millones).

En lo referente a la construcción de troncales de Transmilenio, a 2016 solo se cuenta con 112.9 km (29%) cuando en realidad se debería contar con 388 kilómetros de troncales que se proyectaron desde el inicio del Transmilenio. De los kilómetros construidos, 91,7 km de las troncales actuales se construyeron en los primeros seis años mientras que en los últimos 12 años solo se han construido 21,7 kilómetros. Esta tendencia continuaría toda vez que para 2017 solo se planea construir 9 kilómetros más.

En el tema del Metro, y de acuerdo a lo descrito en el segplan, la meta correspondiente al metro hace referencia a ejecutar el 100% de los recursos destinados anualmente a las actividades de gestión y desarrollo de la primera línea del metro. De acuerdo a la programación para el año 2017 se destinarán $1.3 billones de pesos y así sucesivamente se irán ejecutando los recursos para los demás años del plan de desarrollo (en 2018: $2.598.000 millones, en 2019: $5.196.000 millones y en 2020: $3.897.000 millones). A pesar de lo anterior, y que la programación de las metas está dada para ejecutar los 13,7 billones con los que contará el distrito para hacer el metro, como se puede evidenciar en el cuadro presentado en el estudio de Systra, en la canasta C (la cual fue la seleccionada por la administración) 3.2 billones de pesos se invertirán en más troncales de Transmilenio por lo que no es claro cómo van a cumplir esta meta si la misma especifica claramente que los recursos son para el desarrollo de la primera línea del metro.

Cuadro estudio Systra para el metro elevado (millones de pesos)

Cuadro alternativas metro elevado de Peñalosa Systra
Fuente: Systra, 2016

Educación

En lo correspondiente a la jornada única, el programa “calidad educativa para la todos” tiene seis proyectos correspondientes a talento humano, fortalecimiento curricular, formación de docentes, aprendizaje con enfoque diferencial, mejoramiento de la calidad educativa a través de la jornada única y competencias para el ciudadano. El programa cuenta con un presupuesto total de $1.938.455.837.000 asignados. En este programa se encuentra el proyecto “Mejoramiento de la calidad educativa a través de la jornada única y el uso del tiempo escolar”. Recibiría $33.400.000.000, un 138,8% más que la vigencia a septiembre de 2016 ($19.413.176.000 más). Sin embargo, de estos datos surgen preguntar importnate como por ejemplo ¿Cuáles son los colegios 34 que habla la secretaría de educación para jornada única? ¿Cuáles son los colegios que la secretaria indica que estan en proceso de obra (8) y cual es el que está próximo a entregar? ¿El presupuesto que tiene le va a permitir hacer esto? ¿Cuántos colegios nuevos van a construir al año?

Por otra parte, en el tema de construcción de coelgios, se encuentran cuatro proyectos que pertenecen al programa, todos responsabilidad de la secretaría de educación. El programa recibe $1.211.468.935.000 para el 2017. Un incremento notable con respecto a los $254.773.411.716 que tuvo para la vigencia de 2016, aunque hay que tomar en cuenta que el aumento puede obedecer a la armonización presupuestal, como ocurre en otros programas.

El proyecto “infraestructura y dotación de los ambientes de aprendizaje” recibe $297.252.352.000, que representa un aumento con respecto a su vigencia anterior del 176%, para un total de $189.722.167.284 más que la vigencia de septiembre de 2016. Entre las metas se cuenta que se propone la intervención en 134 instituciones educativas durante el cuatrienio, en especial para el año 2017 se intervendrán 16 (11% del total proyectado) y se invertirán $235.564 millones. No obstante, no es claro cuántos son nuevos y cuántos intervenidos.

Con respecto al embarazo en adolescente, como ya he explicado anteriormente, la secretaria de educación debe destinar 6.024 millones de pesos de los 36.580 millones anunciados luego el debate sobre embarazo adolescente (25 de octubre de 2016). Sin embargo, al revisar el presupuesto del sector educación, no se conoce puntualmente cuál es la meta, y cuál es la estrategia que se llevará a cabo para implementar este programa de embarazo adolescente ni como se invertirán estos recursos.

Al analizar los recursos asociados al mejoramiento de los ambientes escolares se encuentra el proyecto “participación ciudadana para el reencuentro, la reconciliación y la paz”. El presupuesto para este proyecto es de $13.172 millones y para la meta que busca apoyar y acompañar a 30 colegios para la implementación de acciones interinstitucionales con el fin de mejorar los entornos escolares en el Distrito Capital, tiene una asignación para el 2017 por valor de $1.000 millones. La administración indica que para entornos escolares el presupuesto de mil millones y se van a intervenir 30 instituciones educativa, esto quiere decir que a aproximadamente son 30 millones para cada uno, ¿es esto suficiente? Este tema ya lo advertí en el debate de 17 de junio sobre entornos escolares.

Finalmente, al revisar las acciones para prevención del consumo de drogas ni en el plan de desarrollo ni en el segplan se encuentran metas específicas que apunten a la prevención y control del consumo de sustancias psicoactivas.

Salud

El programa atención integral y eficiente en salud que cuenta con el 78% de los recursos de inversión (1.7 billones de pesos) cuenta con el proyecto “Atención integral en salud” con un presupuesto de 200 mil millones. Tiene 3 metas relacionadas al problema de obesidad y sedentarismo: se incluye una meta para reducir el exceso de peso solamente en personas de 5 a 17 años, se incluyen también dos metas relacionadas con la diabetes (en la medida en que ésta suele ser una consecuencia común para la obesidad) y la mortalidad asociada a condiciones crónicas (obesidad es una condición crónica categorizada por la Organización Mundial de la Salud). Vemos que la única meta directamente relacionada con la obesidad propone una reducción pequeña (del 26.8% al 26.6% para el 2017) en el exceso de peso en la población de 5 a 17 años y no plantea metas específicas para la población adulta, ni infantes (0 a 5 años). Por otro lado, la Encuesta Nacional de Situación Nutricional en Colombia (2010) arroja que las personas, de la muestra recogida de 18 a 64 años, presentan un sobrepeso de 35% y en mujeres 34.1%. En cuanto a obesidad la cifra llega al 11.5% en hombres y 20,1% en mujeres. Esta es la razón por la que este problema es considerado desde el 2010 como una condición crónica en Colombia.

En el tema de infraestructura para la salud, el alcalde Peñalosa afirmó en un foro realizado el 10 de febrero de 2016 en la Universidad de los Andes, que su equipo estudia la posibilidad de hacer hospitales por APP. “Los haría la EPS semi-distrital, Capital Salud, a la que se le adjudicarían unas UPC (Unidad de Pago por Capitación, dinero que reciben del sistema las EPS por cada afiliado al año)” (Universidad de los Andes, 2016). Adicionalmente, en el primer foro de asociaciones público privadas (APP) en Salud para Bogotá, la administración dijo que tiene previsto construir seis hospitales en la capital del país La construcción de estas nuevas Unidades de Servicios de Salud, que aportarían a Bogotá más de 1.200 camas hospitalarias, se realizará mediante la estrategia de APP. En el segplan se tiene como meta estructurar desde el punto de vista técnico, jurídico y financiero al menos cinco (5) proyectos de infraestructura para la prestación de servicios de salud que se desarrollen bajo el esquema de APP y, en otra meta, se propone contratar al menos tres (3) proyectos bajo APP. En el 2016 se destinaron 11 mil millones para la estructuración de los 5 proyectos de los que habla la meta que debería presentar un avance del 75%, para el 2016 no reporta presupuesto, pero se debe completar según la meta el 25% faltante. ¿Cuál es el avance de 75% de los 5 proyectos? ¿Cuáles son los proyectos?

Por otro lado, en otra de las metas se contempla la construcción de 2 hospitales, no se destinaron recursos para el 2016. Para el 2017 se destinan 15 mil millones con avance 0 y de igual manera para el 2018 un presupuesto de 400 mil millones con avance 0. Se espera la entrega de los 2 hospitales para el 2020. ¿Cuáles son estos 2 hospitales? ¿Dónde se van a construir? Respecto a la meta de reposición de 4 instalaciones hospitalarias, se destinaron 500 millones para el 2016 con avance 0, para el 2017 no se destinan recursos, pero para el 2018 se destinan 961 mil millones de pesos. ¿En que se invirtieron los 500 millones del 2016? ¿Cuáles son los 4 hospitales que se van a reponer?

En cuanto a la construcción de 40 CAPS, se estima una inversión total hasta 2020 de 1,4 billones de pesos, es decir cada CAPS cuesta alrededor de 35.000 millones de pesos. Para el 2017 se tiene como meta la construcción de 5 CAPS con un presupuesto de 207.918 millones de pesos. ¿Dónde se van a construir estos 5 CAPS, que especificaciones van a tener, teniendo en cuenta que es una inversión de 1.4 billones para 40 CAPS? Por otro lado, para el 2016 se destinaron 7.496 millones de pesos y según la meta el avance propuesto es 0. ¿Entonces que se hizo con los 7.496 millones de pesos presupuestados para el 2016?

Dentro de los 9 proyectos de inversión del sector salud se encuentra “Gestión compartida del riesgo y fortalecimiento de la EPS Capital Salud”. Este proyecto plantea una meta según el segplan que pretende iniciar 800 pacientes en instituciones adscritas o vinculadas a procesos de rehabilitación integral con adicciones a 2020. Solamente asignan un presupuesto de 36 millones para el 2017 y esperan atender una meta de 225 para este mismo año, lo que daría un total de 160 mil pesos por persona al año. Valdría la pena que la Secretaría explicara cómo se cumpliría esta meta con ese presupuesto. Por otro lado, la meta para el 2016 era de 50 pacientes con un presupuesto de 34 millones y para 2017aumenta a 225 pacientes, pero el presupuesto solo aumenta 2 millones. Parece que esta no es una prioridad para la administración, según el segplan hay una ejecución del 0% del proyecto de rehabilitación para el año 2016. Además, hay que considerar que la meta planteada no es acumulativa, es decir que, en teoría, se atenderían las personas ese año y ya. ¿Pregunto, que pasa con esas personas? ¿Habrá algún seguimiento de ese proceso de rehabilitación integral?

También advertí en este sector la importancia de realizar acciones contundentes para disminuir el embarazo en adolescentes. En el debate sobre este tema realizado el pasado 25 de octubre, la administración informó que varias entidades estaban atacando este tema, entre ellas, la secretaría de salud con un presupuesto de 18.300 millones (la de mayor presupuesto para embarazo adolescente) para invertir hasta el 2020. Dentro de los 9 proyectos de inversión del sector, se encuentra el “Atención Integral en Salud” que contiene la meta “disminuir a 46,3% tasa específica de fecundidad en mujeres menores de 19 años” es decir reducirla en un 6%. Actualmente en la línea base del plan del proyecto se encuentra en 52%.

Esta meta tiene un presupuesto en segplan de 17.251 millones de pesos hasta el 2020 y para el 2017 solo se destinan 3.900 millones ¿En estrategia invirtieron esos recursos? Es importante que la administración aclare cuál es la estrategia para lograr reducir el embarazo adolescente en 6%, ya que es un problema complejo y es una suma de dinero importante para el distrito. Por otro lado, se debe revisar cómo ha avanzado la secretaría frente a la denuncia que se hizo en el debate del 25 de octubre de embarazo adolescente sobre los procesos burocráticos que impiden al adolescente tener acceso a los métodos anticonceptivos.

En cuanto a salud mental existen tres metas que le corresponden al sector: reducir en un 20% el diferencial de incidencia de enfermedades mentales, concentrada en algunas localidades; garantizar la atención integral en salud en las cuatro subredes y el mejoramiento de la adherencia terapéutica de personas en tratamiento. No fue posible encontrar de dónde obtiene la administración la cifra de 64,7% de concentración de las enfermedades mentales, ni las localidades donde se concentraban. Sin embargo, podemos dar la siguiente información: las localidades con índices altos (30 o más intentos de suicidio por cada 100.000 habitantes) son Chapinero, Santafé, San Cristóbal y Usme (Diagnóstico Sectorial de Salud, 2015).

Por último, al revisar las metas no hay ninguna que hable sobre corrupción y transparencia directamente en el sector salud. Lo único que hay es una meta del proyecto “fortalecimiento de la institucionalidad, gobernanza y rectoría en salud” que se refiere al control, la vigilancia y el seguimiento de los agentes del sistema. Para el 2016 se le asignaron $4,579 millones para garantizar el 100% de la meta, sin embargo, no hay ningún informe sobre el nivel de avance en el segplan con corte al 28 de septiembre del 2016. Para el próximo año se le asignan 3.921 millones, 658 millones menos que el año pasado. ¿Cómo esperan cumplir la misma meta del 100% con menos recursos? ¿Cuáles son las acciones concretas que les permiten garantizar esta vigilancia y control? ¿Qué seguimiento se está haciendo para garantizar la transparencia y combatir la corrupción en el sector salud?

Cultura

Un tema sobre el que llamé especial atención es que a la fecha no hay no hay sede para la orquesta filarmónica. Entre las principales metas que tiene la orquesta filarmónica durante 2017 se encuentra gestionar una sede con un presupuesto asociado de $267.527.000 para 2017. El porqué de los escasos recursos asignados a la nueva sede radica en dos razones. La primera es que durante 2016 la meta que corresponde a la inversión en la sede de la orquesta tuvo un total de $15.609 millones para llevarla a cabo, de modo que ya deberíamos tener un avance importante en este tema, que no existe aún. Efectivamente, al revisar la ejecución presupuestal de la meta, se encuentra que los compromisos solo han llegado a $233.285.383 (1,49%) y los giros son aun menores ($29.853.877 es decir 0,19%). Esto nos lleva a la segunda razón: las declaraciones del alcalde Peñalosa frente a este tema. El alcalde anunció la remodelación y ampliación del coliseo el Campin a través de una APP, intervención que ocuparía el predio que la administración de Petro había destinado para la filarmónica. Según la administración actual, el sector del Campín no es adecuado para la sede y por ende es necesario buscar otro espacio para ubicarla. ¿Qué va a pasar con la prometida sede de la filarmónica? En el segplan no se encuentra meta asociada, aunque en los documentos del presupuesto se hable de $267 millones ¿Dónde van a quedar entonces los $15.000 millones del 2016, que se giraron al 0,19%, para su diseño y construcción?

Tampoco habrá sede para la cinemateca distrital. El futuro de la cinemateca distrital es incierto pues de acuerdo a los medios de comunicación, el proyecto estaba listo para que empezara su ejecución a comienzos del año 2016, pues contaba con diseños y el lote estaba listo. En las metas de Bogotá humana, se destinó un total de $33.500 millones, que se ejecutó el 73,13% ($24.500 millones), para contar con los diseños de la nueva sede de la cinemateca distrital e iniciar su construcción. De acuerdo a lo descrito en el avance de la meta el proceso inicia “con la firma de convenios entre el IDARTES y la ERU, donde hará parte del proyecto de renovación urbana. La obra tiene un plazo estimado de 18 meses. Para el 2016, se han efectuado reuniones en relación de la construcción y la ERU estará firmando los contratos relacionados en el mes de julio” (Segplan, corte noviembre 2016). Como se puede evidenciar no se habla en los avances de contar con diseño ni mucho menos de empezar la construcción. Habría que preguntar cómo se va a dar continuidad a esta meta en el plan de desarrollo actual puesto que, como se mostró anteriormente, ya se han invertido recursos para el diseño de la nueva cinemateca.

Además, presenté un análisis sobre la inversión en infraestructura deportiva. En la encuesta bienal de cultura (2015) los bogotanos responden que no participan en deportes porque no les gusta (11,9%), porque les da pereza (10,4%) o porque no saben cómo practicarlo (9,0%). Estos tres son los rubros más altos de la encuesta para la pregunta. Además, el 56% de los jóvenes entre los 13 y los 17 años, y el 44,4% de los jóvenes entre los 18 y los 26 años responden que no practican deportes porque no saben cómo hacerlo. Es así que para fomentar las escuelas deportivas es necesaria la pedagogía en deporte que ayudaría a contrarrestar el “no sé cómo”, el “no me gusta” con el deporte. Para este tema solo se invirtieron 50 millones para el 2016 y 100 millones para el 2017. Adicionalmente, la inversión del distrito para la construcción y adecuación de parques y equipamientos deportivos es de $350.651 millones. Se proyecta la intervención de 48 parques vecinales, 16 parques metropolitanos, 4 equipamientos deportivos y 12 canchas sintéticas para el cuatrienio, sin embargo, según la Encuesta Bienal, apenas el 4,1% de los bogotanos no practican deporte por la ausencia de infraestructura. ¿De qué sirven tantas canchas y centros deportivos si la ciudadanía no los va a aprovechar por una falta de cultura deportiva? ¿Cómo plantea el distrito que sus esfuerzos en las escuelas de formación, eventos deportivos, torneos y otras iniciativas efectivamente se traduzcan en más bogotanos haciendo deporte? En la encuesta bienal de cultura (2015) se preguntó a los bogotanos si habían participado o no en escuelas de formación deportiva, programas de actividad física, programas recreativos, programas deportivos y torneos o campeonatos en su localidad y entre el 77,5% y el 81,7% de los encuestados respondió que no.

Por último, resalté que no hay cambios sustanciales para la red de bibliotecas públicas. En materia de bibliotecas la estrategia de la administración Peñalosa no cambia mucho con respecto a su antecesor. Se invierten sumas similares en fortalecer la Bibliored de 19 bibliotecas públicas de Bogotá, que ya son un referente internacional y un importante sistema que contribuye a combatir la inequidad en el país. De igual manera hay recursos destinados a la promoción del libro en espacios como parques, en donde el distrito aspira a aumentar a 95 los puestos paraderos para libros, al igual que incrementar las biblioestaciones en Transmilenio. La meta más relevante del plan de desarrollo con respecto a este tema es incrementar la cantidad de libros leídos al año por persona de 2.7 a 3.2. En una red de bibliotecas que ha sido tan exitosa para la ciudad en los últimos 15 años, valdría la pena considerar la expansión de sus metas y alcances. Por ejemplo, cubrir la totalidad de las localidades con bibliotecas públicas (actualmente, las 19 están distribuidas en 14 localidades), que hace parte de la visión de la entidad (Red de bibliotecas públicas, s.f.) o incluir jornadas nocturnas para algunas de sus sedes. En últimas, con un proyecto tan consolidado y aceptado por la ciudadanía lo único que nos ha extrañado es que no se ponga metas más ambiciosas.

Hábitat

Según la Encuesta Multipropósito 2014, el déficit de vivienda se redujo de 11.8% en el 2011 a 9.1% a 2014, de los cuales el 3.6% tiene déficit cuantitativo (no tienen casa) y 5.5% déficit cualitativo (malas condiciones de vivienda). El déficit general de vivienda en Bogotá se redujo, pero aumentó en localidades cuyo déficit quedo de la siguiente manera: Santafé (9.3%), Rafael Uribe (7.3%) y Kennedy (4.8%).

En las metas que tiene la secretaría de hábitat, se plantea promover 80 hectáreas útiles de suelo para el desarrollo de vivienda, y que se van a promover 12 proyectos de vivienda. ¿En qué sectores de la ciudad se promoverán las 80 hectáreas de suelo? Que es promover hectáreas: ¿van a comprar los predios, van a aportar diseños? ¿Cuántas viviendas se van a construir teniendo en cuenta el déficit existente?

En cuanto a la licitación de aseo, y con respecto al nuevo decreto 495 por el cual se adopta el PGIRS quedan algunas cosas por aclarar. El Alcalde Enrique Peñalosa empezó su nuevo plan para contratar la prestación del servicio de aseo y, de paso, desmontar el esquema actual, que entró en vigencia hace tres años y medio con el fallido intento de consolidar la participación pública en el negocio. Aguas de Bogotá es una empresa pública, cuyo dueño es el Acueducto de Bogotá, y presta el servicio de aseo en 12 localidades (aproximadamente 52 % de la ciudad). La empresa tiene unos 3.500 empleados, la mayoría con fuero sindical y de poblaciones vulnerables (amas de casa y víctimas de desplazamiento, por ejemplo). Peñalosa ha dicho que está en desacuerdo con que Aguas de Bogotá siga prestando el servicio de aseo. El gerente del Acueducto Germán González asegura que Aguas de Bogotá no desempeña bien esa labor. Además, no es posible saber a ciencia cierta su situación financiera y la liquidación es una opción. La nueva licitación de las basuras por 4.57 billones de pesos divide la ciudad en cinco (5) áreas que adjudicará a cinco (5) operadores. A la licitación se pueden presentar empresas públicas y privadas, así que, de entrada, Aguas de Bogotá tiene cabida, pero el hecho de que tenga que competir no le asegura su continuidad y, más bien, la dificulta. Es alta, entonces, la probabilidad de que el Distrito salga del negocio y vuelva a quedar solo en manos privadas. ¿Qué pasará con Aguas de Bogotá si queda por fuera del negocio de las basuras? ¿Qué pasara con los 3.500 empleados? ¿Cómo se va a garantizar la transparencia en la licitación de 4.5 billones para aseo? Hay un solo proyecto “Fortalecimiento institucional en la gestión pública y tiene las siguientes metas y presupuesto.

Por otra parte, ¿qué va a pasar con los pagos de los recicladores? El pasado 29 de noviembre realizamos entrevistas a los recicladores de la Asociación de Recicladores de Bogotá y manifestaron que hoy cuentan con dos mecanismos para gestionar el pago por el servicio de reciclaje. El primero es seguir cobrando por medio de una planilla a la UAESP y el segundo es pasarse al sistema único de información, donde los encargados de hacer el pago son los operadores del sistema de recolección. Actualmente, hay 3.500 recicladores en el sistema único de la superintendencia a los que les adeudan 8 meses de pago. Aseguran que desde el mes de abril de 2016 les adeudan sus honorarios equivalentes a las toneladas de material que han recolectado mes a mes. Lo que más les preocupa es que de no causarse ese pago antes de que termine diciembre, podrían perder el trabajo de los meses de abril y mayo, debido a que las empresas operadoras de basura solo pueden facturar y cobrar hasta por periodos de 6 meses. ¿Cómo se va a realizar este pago, y como se garantizarán condiciones favorables para los recicladores? ¿Se afecta la tarifa de servicio que tienen que pagar los usuarios con el nuevo sistema de pago a los recicladores?

Seguridad

En el sector seguridad planteé una preocupación: ¿Cuál es la estrategia para que no se repita los problemas de corrupción del fondo de seguridad? El fondo de vigilancia y seguridad ha sido foco de numerosas denuncias de corrupción e irregularidades en los últimos años, razón por la cual entró la liquidación a comienzos de este año. Esta entidad manejó 266 mil millones de pesos en el 2016. Dentro de los proyectos del sector no es clara cuál es la estrategia para que el nuevo fondo cuenta para la seguridad no sufra los mismos desfalcos e irregularidades que su antecesor. El único proyecto del sector que apunta hacia la transparencia es el de “desarrollo y fortalecimiento de la transparencia, gestión pública y servicio a la ciudadanía” (tuvo un presupuesto de 1.928 millones de pesos para el 2016 y tendría uno de 5.623 millones para el 2017) que es común a todas las entidades del distrito, por lo que no representa un plan específico para un fondo que ha tenido tantos problemas de corrupción. Este proyecto tiene tres metas, pero ninguna es clara y concreta sobre cómo se llevará a cabo la lucha contra la corrupción en este sector.

Una de las metas de este proyecto es crear una estrategia de transparencia, cultura ciudadana y de la legalidad en el marco de la política distrital de transparencia y lucha contra la corrupción. ¿Cuál es esa estrategia? No se aclara en ninguno de los documentos aportados por la administración. Esta meta tiene un presupuesto de 251 millones de pesos para el 2016 y 900 millones de pesos para el 2017.

Adicionalmente, no hay una estrategia articulada para enfrentar el consumo y la venta de drogas. En la secretaría de seguridad sólo se encuentra una meta que busca combatir las bandas criminales vinculadas al narcotráfico. Esta plantea avanzar en un 35% su “estrategia articulada con los organismos de seguridad y justicia” con 2.305 millones de pesos para el 2017. El problema, sin embargo, es que no basta con la articulación con la policía y la fiscalía para resolver el problema del narcotráfico en la ciudad. Para lograr enfrentar esta epidemia es necesario que la administración desarrolle una estrategia que articules a sectores como educación, integración social y salud. Sin embargo, lo que he notado en las presentaciones de tales sectores, es que no parece haber tal articulación. En seguridad está la meta que mencioné, pero no reportan avances ni aclaran cuál es la estrategia articulada. Cuando se intervino el Bronx lo dije. El distrito y las autoridades creyeron erradamente que con la intervención de varios puntos calientes y la destrucción de varias inmuebles en los que se delinquía, se solucionaron los problemas de fondo. Hoy sabemos que eso no pasó.

Con mi equipo de trabajo visitamos el 9 de noviembre el sector del Bronx y se evidenció la presencia de la policía y el cerramiento del lugar. Sin embargo, en los alrededores de la plaza España e inmediaciones del colegio Agustín Nieto se evidencia nuevamente presencia de habitantes de calle en las cuatro vías que circundan a la institución (al menos unas 20 personas por cada cuadra). Se evidencia también, consumo de sustancias psicoactivas frente al colegio incluso mientras los estudiantes transitan entre los habitantes de calle. Igualmente, En las inmediaciones del colegio San Bernardo hay presencia de habitantes de calle y consumo de sustancias psicoactivas, pero no se evidencia presencia de la policía.

Plantee además la problemática de los problemas técnicos de las cámaras de seguridad. Uno de los contratos del Fondo de seguridad y vigilancia en liquidación que está en la mira es el de las cámaras Verytel (620 de 2010) por valor de 40.277 millones de pesos. El contrato era para instalar 538 cámaras en colegios. Según El Espectador, sólo se instalaron 333 y, de éstas, 115 reportan fallas. Pese a que se pagó todo el contrato y se liquidó, 205 cámaras quedaron en las bodegas del contratista, que no las instaló porque, dice, “se agotaron los recursos”. A finales de 2015 se le hicieron los últimos pagos sin exigirle la instalación de todos los artefactos ¿Qué pasará con las cámaras que no funcionan? ¿En qué va la estrategia implementada que ya debería tener un avance del 10%?

Por último, es importante mencionar que el homicidio en Bogotá ha disminuido en los últimos años. Según el reporte que entregó la Policía Metropolitana en los primeros tres meses del 2015 se presentó 229 homicidios, en el mismo período del 2016 la cifra disminuyó en 61 casos, alcanzó los 168. Es decir, 27 % menos muertes. Las localidades del sur de la capital fueron en las que más se cometieron homicidios: Ciudad Bolívar reportó 104 asesinatos; Kennedy, 64; Bosa, 45; San Cristóbal, 40; Rafael Uribe Uribe, 37; Usme, 36; sin embargo, Suba, al noroccidente, reportó también 37 homicidios ¿Que estrategias se tienen en estas localidades? ¿Qué se está haciendo para controlar el porte de armas de fuego ya que el 55% de los homicidios se hicieron con estas? El sector tiene como meta en el plan de desarrollo reducir la tasa de homicidios a 12 por cada mil habitantes, la línea base es de 17.5 por cada mil habitantes. Sin embargo, no se encontró en segplan una meta directa que apunte a la reducción de homicidios que tuviera un presupuesto asignado para esto.

Análisis del presupuesto 2017 sobre víctimas

Realicé un detallado análisis sobre el presupuesto para la capital, presentado por la administración para la vigencia 2017y que asciende a 18,8 billones de pesos. Me concentré en 10 sectores claves para la población desplazada por el conflicto (educación, integración social, gobierno, salud, secretaría de la mujer, personería, alta consejería para las víctimas, hábitat, cultura y desarrollo económico) en los que la administración debe trabajar de manera integrada.

En el sector educación la administración no hace distinción entre programas a víctimas y programas que benefician a víctimas por su presencia dentro de otros grupos poblacionales. Destina $169.859 millones para el presupuesto de 2017, pero la cifra es un estimado que incluye los 17 proyectos de la secretaría de educación que atienden a toda la población escolar, no sólo a las víctimas. Sólo dos metas que suman $69’253 millones, son para garantizar el acceso y la permanencia a escolar para población víctima, rural, discapacitada, grupos étnicos y talentos excepcionales, no sólo víctimas del conflicto.

En integración social, no hay un enfoque de seguridad alimentaria para las víctimas, cuando es el componente humanitario inmediato más solicitado por esta población a nivel nacional (47.2%) según cifras del 2014 de la Unidad de víctimas. En Bogotá, el 60.5% de los hogares víctimas reportan una situación de inseguridad severa. El sector no tiene metas concretas para víctimas mayores de 60 años, a pesar que el 46% de los hogares con población desplazados tienen adultos mayores y una sola persona, por lo general mujer, que recibe ingresos.

En gobierno, no hay líneas específicas para población víctima del conflicto, sino para todo tipo de víctimas de diversas violencias (LGBTI, trata de personas, entre otros). En los avances de la secretaría de gobierno sólo se presenta la atención de 32 personas víctimas del conflicto a corte de septiembre del 2016. La única meta para atender población víctima hace referencia a formar personas a través de escenarios de información, sensibilización y capacitación en temas relacionados con educación para la paz y la reconciliación, pero vuelve y juega: es para el público general.

En el sector salud, aunque el 90% de las 340.786 víctimas se encuentran afiliadas al sistema general de seguridad social en Bogotá, la unidad de víctimas indica que 36 mil víctimas no están afiliadas a ningún régimen de salud. Es importante que la secretaría invierta en lograr el 100% de la cobertura en salud para las víctimas y a su vez mejore la calidad de la atención que les brinda.

Respecto de la Personería, el presupuesto no contempla metas enfocadas a víctimas para la Personería, entidad protectora de derechos humanos por excelencia. Además, el proyecto de presupuesto solamente establece un rubro asociado a la defensa de los derechos humanos, cuyo enfoque no se orienta a buscar una protección concreta frente a las víctimas. Por último, de seis metas del proyecto “Bogotá mejor para las víctimas, la paz y la reconciliación”, solamente existe una que se refiere expresamente a las víctimas, orientada a realizar tres foros en materia de víctimas y postconflicto.

En el sector mujer, de los $7.700 millones que se planea invertir en 2017 para casas refugio, solamente $769 millones se destinarían a mujeres víctimas del conflicto armado, según proyecto de presupuesto. Además, para 2017 habrá una disminución de 191 millones de pesos para los proyectos destinados a población víctima del conflicto armado de la secretaría distrital de la mujer.

En la alta consejería para los derechos de la víctimas, si bien es cierto que hay más dinero para la entidad (18.655 millones de pesos), cuando se revisan las metas, se encuentra que algunas de éstas están relacionadas más con el cumplimiento de procedimientos que con el número de víctimas atendidas.

En el sector Hábitat, la secretaría de Hábitat se compromete a acompañar a 4000 hogares víctimas del conflicto al cierre financiero de sus opciones de vivienda. Sin embargo, todos los anteriores gobiernos han fracasado en este modelo. Ya las experiencias nacionales del Ministerio de Vivienda nos han enseñado que los esquemas de financiación no acaban en soluciones de vivienda para las víctimas. La secretaría debería pensar en volver a financiar 100% las iniciativas para darles casas gratis a las víctimas, no cierres financieros de subsidios que no pueden pagar.

Aunque los programas de cultura deben abarcar a la totalidad de la población, sabemos por las alarmantes cifras de la Encuesta Bienal Cultural del 2015 que entre el 63.4% y el 81.5% de los bogotanos no participa en la oferta cultural de la ciudad. Y la verdad es que la población víctima tiene profundas desigualdades que le impiden acceder a la oferta cultural focalizada en unas pocas localidades. En el programa distrital de estímulos para la Cultura se entregaron dos ayudas de quince millones cada una, que según la administración fueron aportados a organizaciones sociales de víctimas del conflicto armado durante los últimos cuatro años.

El sector de desarrollo económico se rajó en su atención a las víctimas este año. No hay presentación para lo que el Ipes reporta como parte de sus programas de atención a las víctimas: i) En emprendimiento se atendieron 3 personas víctimas con proyectos para la creación de unidades productivas (Alcaldía de Bogotá, 2016, pág. 63), ii) se asignaron módulos del programa “Antojitos para Todos” a 6 personas víctimas del conflicto armado (Alcaldía de Bogotá, 2016, pág. 63), iii) en el proyecto de pactos para el empleo, se atendieron en la formación a 3 personas víctimas de la violencia, de las cuales 1 persona se vinculó a empleo, iv) en el proyecto formación e inserción laboral, se formaron 6 personas víctimas, en los siguientes cursos: 3 en manipulación de alimentos, 2 en ensamblajes y distribución de dietas hospitalarias y 1 en relaciones interpersonales y liderazgo, v) en el proyecto generación de alternativas comerciales transitorias, se reportaron 10 personas que están ubicadas en puntos comerciales.

Aquí está el documento completo sobre víctimas.

III. Pronunciamientos importantes

Intervenciones en Semana en Vivo y La otra cara de la moneda

En este periodo fui invitado a los programas de opinión Semana en vivo y La otra cara de la moneda (Cable noticias) en los que realicé pronunciamientos sobre temas de alto impacto para Bogotá y el país.

Pre jardín distrital está siendo sitiado por los sayayines y jíbaros del antiguo Bronx.

Colegios de San Bernardo sitiados por sayayines y narcotráfico

Durante varios recorridos, con mi equipo de trabajo, por el barrio San Bernardo, en el centro de la capital, logramos, con pruebas documentales, evidenciar que luego de la intervención del Bronx, los habitantes de calle, consumidores y jíbaros se desplazaron y se apoderaron de la calle 3 entre las carreras 11 y 13. En el lugar, ahora bajo el control de los “sayayines”, funciona la sede B del colegio Antonio José Uribe, que atiende niños entre 3 y 5 años. La institución está sitiada por el consumo, el expendio de drogas y a merced de la delincuencia. En la zona, encontramos la presencia de al menos 150 habitantes de calle, además de jíbaros y los sayayines del antiguo Bronx que los vigilan para ejercer control en el expendio y consumo de sustancias psicoactivas. Por el sector todas las mañanas y tardes deben desplazarse profesores y los niños de los cursos de pre jardín, jardín y transición, junto a sus padres, atravesando esta nueva olla para poder asistir a clases.

Es usual que durante la jornada escolar los olores y partículas, producto del consumo de sustancias psicoactivas, invadan los salones creando un ambiente perjudicial para la salud tanto de los niños como de los maestros. Así lo confirma un acta de la secretaría de educación, fechada el pasado 21 de julio de 2016, que asegura que: “La institución está ubicada en una zona de graves problemas sociales. Es usual que se perciban olores molestos y partículas provenientes del consumo de marihuana, perica, crack, Popper, entre otros”.

Mi fuerte llamado de atención al contralor de Bogotá por no verificar hojas de vida de funcionarios

Con evidencias le demostré al contralor de Bogotá la ligereza que hubo para nombrar a un funcionario, investigado por la Fiscalía, en el cargo de contralor de la localidad de Rafael Uribe; quien además habría falsificado documentos, que acreditaban estudios de posgrado, para poder posesionarse. En este sentido planteé los siguientes interrogantes.

¿En la contraloría revisan la documentación que presentan sus funcionarios? ¿Por qué la contraloría ignoró las advertencias de los medios de comunicación al respecto? ¿Hay más hojas de vida que tengan títulos falsos? ¿Será que el padrinazgo político de algunas personas en la contraloría impide que se revisen a fondo las hojas de vida?

La respuesta del contralor Juan Carlos Granados fue comprometerse a analizar las certificaciones presentadas por sus funcionarios y a entregar resultados en dos semanas. Lo cual se suscitó otro interrogante. ¿El padrinazgo político de algunas personas en la contraloría impiden que se revisen a fondo las hojas de vida de quienes allí trabajan?

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: