Salud mental en Bogotá: un problema grave

Bogotá solo tiene 3,8 trabajadores en salud mental por cada 100.000 habitantes cuando debería tener mínimo 10. En total hay 533 camas en la ciudad.

Con la reforma al sistema de salud distrital el servicio en salud mental se ha deteriorado.
Juan Carlos Flórez
Enero de 2017

De acuerdo con la encuesta de salud mental 2015, el 80% de los colombianos han presentado entre uno (1) y tres (3) síntomas de depresión en algún momento de su vida. Así mismo, evidenció que Bogotá presenta la mayor frecuencia de síntomas de trastornos mentales en personas entre los 18 y 44 años: ansiedad, depresión, psicosis.

Cifras de depresión en Colombia

Aunque según la misma secretaría de salud Bogotá no cuenta con un diagnóstico preciso sobre la salud mental de los bogotanos, de las 168.582 personas atendidas en la ciudad en 2015 en el sistema de atención pública hospitalaria, encontramos el siguiente ranking de las enfermedades prevalente en materia de salud mental:

Diagnóstico de enfermedades mentales en Bogotá Trastorno mixto de ansiedad y depresión Trastorno de ansiedad; no especificado Esquizofrenia paranoide Trastornos de adaptación Episodio depresivo; no especificado

 

No hay plata suficiente

La ciudad no tiene suficiente plata para responder de manera adecuada a los problemas de salud mental que hoy padece la ciudad y mucho menos a los que se avecinan en el marco del post conflicto. Por ejemplo, según la secretaría de salud (respuestas a la proposición 480 de 2016), son 5 las metas destinadas a la promoción de la salud mental y la prevención de trastornos mentales, para lo cual se proyecta un presupuesto de $255.997.126.143 millones. Sin embargo, al observar en detalle el presupuesto asignado a cada una de las metas (segplan), el 70% de los recursos (179.771 millones) se asigna al desarrollo de actividades de vigilancia en salud pública que no están relacionados con el desarrollo de temas concretos de atención y prevención.

 

Bogotá tampoco tiene, en la atención clínica, suficientes camas ni la cantidad de profesionales que demanda la magnitud del problema

Cuando la OMS recomienda 10 trabajadores de salud mental por cada 100.000 habitantes, la ciudad solo tiene 3,8. Encontramos por ejemplo que localidades como Usme, teniendo uno de los mayores números de suicidios de la ciudad no tiene psiquiatras y solo hay 4 psicólogos. En efecto, la sub red sur es la que menos psiquiatras tiene, con apenas 9,6 para atender la población de 365 barrios. En el siguiente mapa se observa la relación entre tasas de suicidios y los especialistas en salud mental de la red pública hospitalaria.

Relación entre suicidios y atención de salud mental en Bogotá
Fuente: Secretaría distrital de salud. (Respuesta proposición 408 de 2016). Cálculos propios.

 

Hallazgo en el trabajo de campo: “El problema más grave de Bogotá es la escasa oferta y atención a los problemas de salud mental”

En los primeros días de enero visitamos todas las unidades de salud mental en las 4 subredes del distrito, a excepción del hospital de Nazareth al cual no pudimos llegar por problemas en la vía Sumapaz. Ellas son las unidades de Santa Clara, San Blas, La Victoria, Kennedy, Vista Hermosa, y Simón Bolívar (incluyendo la clínica Fray Bartolomé). Esto fue lo que encontramos:

 

La sub red sur occidente

Además de la carencia de camas enfrenta dificultades como: 1) falta de insumos para el desarrollo de los talleres; el personal médico ha tenido que vender mecato para comprar materiales. 2). falta de medicamos; los médicos han tenido que acudir al suministro de muestras médicas a sus paciente. 3). Contratos de psiquiatras de la unidad de salud mental de la sub red vencidos.

“ (…) aquí trabajamos con las uñas. Con las uñas es que escasamente cada semestre nos mandan algunas resmas de papel, algunos lápices, esferitos. Pero por ejemplo, el material para talleres eso nos lo suministramos nosotros a través de que hay una actividad para hospital día, que es la cooperativa, donde se venden cosas de mecato, los mismos pacientes de hospital día atienden la cooperativa con supervisión de terapia ocupacional y lo que se logra reunir de eso se reinvierte en material para talleres, la única manera que tenemos para poder tener los talleres abiertos”, señala un especialista en Floraloa Kennedy.

 

La sub red norte

Se ha visto afectada por las limitaciones en farmacia, en donde la falta de medicamentos tan importantes como el rispegar y la risperidona han afectado los tratamientos desarrollados por los especialistas.

“(…) para nosotros eso es una limitación a la hora de nuestra función porque uno queda maniatado a la disponibilidad. Si yo tuviera, por decir algo, una contraindicación de pipotiacina, entonces si no tengo rispergar, queda uno ahí”, dice un especialista de la clínica Fray Bartolomé.

Clínica Fray Bartolomé salud mental en Bogotá
Clínica Fray Bartolomé

 

La sub red centro oriente

A pesar de tener los programas más consolidados en la ciudad, en el hospital Santa Clara no tienen suficientes camas para hospitalización y el hospital San Blas se ha visto afectado por la centralización: tuvieron que abrir 14 camas en instalaciones que no son adecuadas donde inclusive los pacientes han roto los vidrios. Los pacientes duran entre 10 a 15 días en la unidad que carece de un área verde, de comedores adecuados, de áreas para talleres o actividades terapéuticas.

Hospital San Blas, salud mental en Bogotá
Hospital San Blas

En el caso del hospital la Victoria los médicos han identificado un aumento en diagnósticos duales de psicosis y consumo de drogas especialmente en niños y adolescentes, con el agravante de no contar con una unidad especial para su atención: “Yo no puedo meter un paciente de 13 años con un paciente psicótico”. Señaló un psiquiatra de la Victoria.

 

La sub red sur

La unidad de salud mental debe defenderse con solo 19 camas ubicadas en el hospital de Vista Hermosa. A lo anterior se suma que los pacientes y el equipo médico denuncian un deterioro en la calidad de los alimentos suministrados por el distrito.

“Hasta las dietas de los pacientes han empeorado, antes era abundante, nos daban hasta un jugo grande para los medicamentos. Y ahora no, llega fría, llega tarde. El domingo las sopas llegaron agrias. La diferencia se nota mucho, antes daba gusto darle las comidas a los pacientes, ahora no, ahora nos da pena, y ellos se quejan, tanto así que hicieron una carta quejándose de los menús.” Esta es la carta:

Carta de pacientes de salud mental en Bogotá
Carta de pacientes de salud mental en el Hospital Vista Hermosa

¿La centralización será la respuesta para todos estos problemas? Varios de los psiquiatras entrevistados frente a ésta estrategia que ha sido mencionada por la administración, sostienen que “Ese concepto de mandarlos a todos a un sitio es de puro manicomio”.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: