Si promovemos la bici, la salud mejora

Le presenté al concejo un estudio realizado con 263.450 personas, en el Reino Unido, que encontró una relación positiva entre un uso intenso de la bicicleta para ir al trabajo y menores riesgos asociados con cáncer y enfermedad cardíaca. El estudio fue publicado en el 2017 por el British Medical Journal.

 

Participé en el debate en el que la plenaria del concejo aprobó unos lineamientos para que el distrito defina una política pública de bicicletas para la ciudad. Durante mi intervención presenté un estudio científico llevado a cabo en 2017 en el Reino Unido. Es significativo que el estudio se haya llevado a cabo allí, pues Reino Unido tiene el desafío de hacer que la gente se mueva en bici: sólo el 3% de los viajes de los británicos al trabajo se hacen bicicleta. En comparación, el 30% de los trabajadores van en bicicleta en Dinamarca. En Holanda, el 43%.

 

¿Qué encontró el estudio?

Los beneficios para la salud, según este estudio hecho con un grupo de 263.450 personas, son muy claros:

  • Quienes se desplazan al trabajo en bicicleta tienen un riesgo de fallecimiento temprano 41% menor, en comparación a ir en carro o en transporte público
  • Tienen 52% menor riesgo de morir de enfermedad cardiaca
  • Tienen 40% menor riesgo de morir de cáncer
  • Tienen 46% menor riesgo de desarrollar enfermedad cardiaca
  • Y tienen 45% menor riesgo de desarrollar cáncer

Además, los autores del estudio hacen una recomendación para los funcionarios públicos encargadas de las políticas de transporte y salud pública:

«Nuestras conclusiones indican que los responsables políticos pueden dar un gran paso en materia de salud pública, en particular animando a desplazarse al trabajo en bicicleta. Tampoco deberíamos olvidar otras ventajas, como la reducción de la congestión del tráfico y de las emisiones de los vehículos.»

 

Las ciudades emblemáticas del uso de la bicicleta no siempre fueron así

Ciudades como Copenhague y Amsterdam han desarrollado estrategias potentes para promover el uso de la bicicleta de manera masiva. Sólo así han llegado al lugar en el que están hoy, en donde son consideradas como los ejemplos a seguir por otras ciudades que quieren dar un giro en sus políticas de movilidad:

  • Construyeron más carriles dedicados al tránsito de bicicletas}
  • Pusieron en marcha planes de alquiler de bicicletas públicas
  • Crearon subvenciones para la compra de bicicletas
  • Instalaron biciparqueaderos seguros
  • Diseñaron mecanismos para garantizar que fuera fácil subir la bici al transporte público

Por esas razones, apoyé esta iniciativa, que puede convertirse en una política pública eficaz y legítima para mejorar la movilidad en la ciudad y combatir problemas de salud pública, como los efectos del envejecimiento de la población y el crecimiento en los casos de obesidad.

A continuación pueden ver mi intervención en la plenaria del concejo, el 23 de marzo de 2018:

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: