La Organización Mundial de la Salud declaró al diésel como agente cancerígeno. ¿Y en Bogotá qué?

La contaminación del aire mata a 3,3 millones de personas en el mundo cada año, más que el VIH, la malaria y la influenza juntas. La Organización Mundial de la Salud (OMS) clasificó al diésel como un carcinogénico tan dañino como el tabaco y el asbesto. Por eso, cada vez más ciudades en el mundo prohíben la circulación de vehículos de diésel. Mientras tanto, en Bogotá los buses de transmilenio son chatarras pintadas de rojo que cada día contaminan más y en la nueva licitación nos quieren condenar a más décadas de buses chimenea