Peñalosa no reacciona ante la realidad de la inseguridad en Bogotá

Las promesas de campaña del alcalde Peñalosa de mejorar la seguridad en Bogotá se quedaron en el aire. Aunque la información de la propia administración demuestra el deterioro de la seguridad ciudadana, y los bogotanos cada vez sienten más el flagelo de los hurtos, la secretaría de seguridad no ha reaccionado de manera oportuna frente a esta situación.

Peñalosa señala los intereses de sus contradictores y oculta los propios

Evalué al alcalde a partir de la información que él nos presentó en el concejo. Quedó demostrado que el alcalde nos trajo ficciones e inexactitudes. Su informe no estuvo a la altura del deber que tiene un servidor público de informarle con la verdad a los ciudadanos. El alcalde faltó en varias ocasiones a la verdad. Y lo más grave de todo: mientras ponía un dedo acusador sobre otros intereses que hay en la ciudad no mostró sus propios intereses.

Peñalosa y la salud pública: mucho sector privado, poca ejecución pública

Esta administración, a pesar de la publicidad que ha desplegado, está muy retrasada en los compromisos que hizo de mejorar la infraestructura hospitalaria pública de la ciudad. Como les demostraré en este debate, la elección de un mecanismo contractual inmaduro y la muy pobre gestión de los recursos a disposición de la secretaría de salud han resultado en una pobrísima ejecución de los recursos. Los prometidos cambios fueron apenas una promesa de campaña.  

La educación y las víctimas no ganan con el presupuesto de Peñalosa

El debate sobre el presupuesto de la ciudad no es exclusivamente un tema de cifras. Es también una discusión política sobre la gestión de las entidades que administran recursos públicos, y que tienen como propósito atender problemas puntuales que afectan la vida de los bogotanos. Por esa razón, mi análisis del presupuesto se centró en aspectos fundamentales de la política social y ambiental de la ciudad: en el estado financiero de la Universidad Distrital, la universidad pública que hace presencia en los sectores populares de la ciudad; en la infraestructura educativa que prometió esta administración, así como en los avances en la jornada única; en los espacios para cuidar a la primera infancia; en las obras culturales y la protección de la naturaleza; y en la atención a las víctimas del conflicto armado que residen en Bogotá.

Ganó Volvo, perdió Bogotá

Con la licitación adjudicada, transmilenio pactó la entrada de 1.143 buses nuevos, 462 articulados y 681 biarticulados. El 59,6% de los buses (682 de 1.143) nuevos serán buses Volvo que funcionan con diesel y tienen una tecnología de emisión Euro V, ya obsoleta en Europa. El 40,4% restante (461 de 1.143) serán buses Scania, que operan con gas natural y tienen tecnología Euro VI - menos contaminante pero, de todas maneras, un combustible fósil. Ni un solo bus será eléctrico. Bogotá perdió la oportunidad de dar un paso hacia un transporte público menos contaminante, que no le haga tanto daño a la salud de las personas y que contribuya a enfrentar la emergencia ambiental global que vivimos.

Por ineficiencia, deslegitimaron la valorización

La contribución por valorización ha sido uno de los instrumentos más valiosos para el financiamiento de obras de infraestructura, pues tiene un efecto positivo sobre el valor de las propiedades de los bogotanos. Sin embargo, el oportuno pago que han hecho los ciudadanos de su contribución no se ha visto reflejado en el cumplimiento de las obras que la administración ha incluido en los proyectos de valorización.

La administración Peñalosa no va a recuperar el San Juan de Dios

Fui designado como ponente para la iniciativa con la que la administración solicita $431.668 millones en vigencias futuras, entre los años 2019 y 2027, para reponer el hospital Santa Clara. Con este proyecto no se va a recuperar el San Juan de Dios, como lo ordenan la ley y fallos judiciales. En cambio, la administración propone una nueva edificación para el Santa Clara en los predios del San Juan. Pero del camino propuesto está sembrado de trampas jurídicas: contratarían el hospital por la modalidad de alianza público privada (APP), que es la más cara, pero se niegan a reconocerlo, con lo cual estarían violando la ley y pondrían en gran riesgo la posibilidad de construir dicha nueva sede del Santa Clara.

Reserva o catástrofe Por qué preservar y restaurar la reserva van der Hammen es un antídoto contra una catástrofe ambiental

La urbanización acelerada sobre toda la sabana de Bogotá ha tenido efectos muy negativos en la calidad del ambiente de la región. En consecuencia, la posibilidad de preservar y restaurar un área como la reserva Thomas van der Hammen – 1.395 hectáreas que aún conservan fragmentos de ecosistemas nativos – se vuelve fundamental para poner un freno al deterioro ambiental, una tarea de especial importancia al considerar que estamos en una época de emergencia ambiental en todo el planeta.

La seguridad de los bogotanos no mejoró con la creación de la secretaría de seguridad

En los siguientes tres mapas les mostraré, con fundamento en cifras de la secretaría de seguridad, que la seguridad ciudadana ha seguido deteriorándose en los mismos tres aspectos que he denunciado desde finales del año pasado: hurto a personas, hurto de bicicletas y hurto de celulares. Las acciones adoptadas por la administración Peñalosa son ineficaces porque no van al fondo del problema.

¿Pierde o gana Bogotá? La administración Peñalosa licitará la compra de 1444 buses para transmilenio

Existe un riesgo inmenso de que se perpetúe el cancerígeno diesel en la ciudad En noviembre la administración de Enrique Peñalosa licitará 1444 buses para transmilenio. Tenemos derecho a saber si hay posibilidades reales de que estos buses sean de tecnologías limpias o no, si saldremos de la dictadura del diesel o no. En las siguientes 18 imágenes les entrego la información.