La educación y las víctimas no ganan con el presupuesto de Peñalosa

El debate sobre el presupuesto de la ciudad no es exclusivamente un tema de cifras. Es también una discusión política sobre la gestión de las entidades que administran recursos públicos, y que tienen como propósito atender problemas puntuales que afectan la vida de los bogotanos. Por esa razón, mi análisis del presupuesto se centró en aspectos fundamentales de la política social y ambiental de la ciudad: en el estado financiero de la Universidad Distrital, la universidad pública que hace presencia en los sectores populares de la ciudad; en la infraestructura educativa que prometió esta administración, así como en los avances en la jornada única; en los espacios para cuidar a la primera infancia; en las obras culturales y la protección de la naturaleza; y en la atención a las víctimas del conflicto armado que residen en Bogotá.

Por ineficiencia, deslegitimaron la valorización

La contribución por valorización ha sido uno de los instrumentos más valiosos para el financiamiento de obras de infraestructura, pues tiene un efecto positivo sobre el valor de las propiedades de los bogotanos. Sin embargo, el oportuno pago que han hecho los ciudadanos de su contribución no se ha visto reflejado en el cumplimiento de las obras que la administración ha incluido en los proyectos de valorización.

Mi trabajo durante el segundo semestre de 2017

Durante el segundo semestre de 2017, mi trabajo se enfocó en vigilar la destinación de los recursos de los bogotanos y en advertir de manera oportuna sobre desafíos que enfrenta la ciudad. Por eso, realicé en el concejo seis debates de control político y seguí otros temas de alto impacto para los bogotanos.