La educación y las víctimas no ganan con el presupuesto de Peñalosa

El debate sobre el presupuesto de la ciudad no es exclusivamente un tema de cifras. Es también una discusión política sobre la gestión de las entidades que administran recursos públicos, y que tienen como propósito atender problemas puntuales que afectan la vida de los bogotanos. Por esa razón, mi análisis del presupuesto se centró en aspectos fundamentales de la política social y ambiental de la ciudad: en el estado financiero de la Universidad Distrital, la universidad pública que hace presencia en los sectores populares de la ciudad; en la infraestructura educativa que prometió esta administración, así como en los avances en la jornada única; en los espacios para cuidar a la primera infancia; en las obras culturales y la protección de la naturaleza; y en la atención a las víctimas del conflicto armado que residen en Bogotá.

En vivienda Peñalosa le incumple totalmente a las víctimas

529.148 víctimas no tienen acceso a una vivienda digna en Bogotá. Pero la administración Peñalosa no ha definido una política de vivienda dirigida a esta población. Además, se fijó unas metas ínfimas para resolver esta situación, y hoy las víctimas en Bogotá no tienen ninguna garantía para tener una vivienda propia.

Por qué voté no al proyecto de presupuesto de 2018

Estuve presente durante las 10 sesiones de presentación del proyecto de presupuesto distrital de los 15 sectores que componen el gobierno de la ciudad, además de la contraloría, la veeduría y la personería distrital. También participé en las dos sesiones de debate del proyecto en la comisión de hacienda y el debate del proyecto en la plenaria de la corporación el pasado 9 de noviembre. En estas sesiones realicé 18 intervenciones, en las que expuse distintas inquietudes que me generaba este presupuesto. Al final, voté no al proyecto de presupuesto que presentó la administración distrital.

Víctimas: los más vulnerables entre los vulnerables

El pasado 9 de abril alcalde Peñalosa prometió vivienda, empleo, educación y oportunidades a las más de 300.000 víctimas del conflicto armado que residen en Bogotá. Sin embargo, a casi un año y medio de su administración, la atención a víctimas no ha dado un giro de fondo en la ciudad y está haciendo meramente inercial, para el grueso de las entidades las víctimas no son una prioridad, son un tema marginal.

Mis prioridades: educación, salud, jóvenes y víctimas

Presento mi rendición de cuentas para el segundo semestre del 2016. Debatimos sobre la situación crítica del embarazo adolescente en Bogotá, el flagelo de las drogas en los colegios y el presupuesto para víctimas de la ciudad. También me pronuncié en diversos medios sobre el metro, la reforma a la salud y llamé la atención sobre la contratación en la contraloría.

Trabajamos en defensa de los recursos públicos

Durante este semestre nuestro trabajo fue destacado dos veces por una evaluación independiente. Según Bogotá Cómo Vamos "sobresale el concejal Juan Carlos Flórez de la Alianza Social Independiente ASI quien se caracteriza por su permanencia en todas las sesiones y quien desarrolla los mejores debates de control político. Para este semestre el control a la Secretaría de Integración Social sobre los comedores comunitarios obtuvo el puntaje más alto". En mayo reconoció el debate sobre Transmilenio.